KYRIOS: Sig. Literal “Señor”. Es la palabra con la cual se tradujo por la Biblia de la LXX en griego el término hebreo “Adonay”, término de uso exclusivo para Dios en el Antiguo Testamento. Esta palabra muy usada como título cristológico para Jesús, el cual tiene una clara connotación divina con todas sus acepciones.

KOINONÍA: La raíz griega koin significa lo que hay en común, por lo que palabras como «compañerismo», «participación», «comunión» y «solidaridad», siempre con un elemento personal, recogen también parcialmente el sentido de koinónia.

La raíz del término griego koinonía (la Vulgata traduce por comunio, comunión) incluye como primer sentido el de “participación”.

Por “comunión” (koinonía) entendemos, por tanto, algo más profundo que la simple “participación” exterior (en griego metojé/metéjein). En realidad, la participación de determinadas personas en o de algo tiende a una comunicación o unión personal recíproca con otra persona, es decir, a una comunión. Al considerar la comunión entre personas, se debe tener en cuenta, en primer lugar, a Dios Padre y Cristo, cuyas acciones son el origen de la nueva relación o unión. Esta unión es, por tanto, necesariamente, de algún modo, sobrenatural.

DIAKONÍA: Significa literalmente “servicio”. En el pueblo griego, en la época en la que se formó la primitiva Iglesia, se designaban con esta palabra las personas que tenían algún cargo en sus sociedades, federaciones y organizaciones. Si actualmente llamamos a las personas que desempeñan los cargos, por ejemplo en un sindicato, “secretarios”, algo parecido pasó en la antigüedad con la palabra “diákonos”, que se puede traducir al latín por “minister” o ministro.

KAIRÓS: El griego clásico conoce una doble terminología para indicar el tiempo: chrónos, el fluir del tiempo sobre el que el hombre no tiene poder alguno y kairós, (y que engendra el fatalismo), que indica aquellos poquísimos momentos, regalo de un dios o del destino, que el hombre tiene que aprovechar: es una locura dejar que se escapen, es una era o momento especial en la historia. Muy distinto es el sentido temporal que se encuentra en la Biblia: el tiempo es la situación en la que se verifica el encuentro entre el Dios que se revela y el hombre histórico.

KENOSIS: Significa “vaciamiento”, expresa en la tradición cristiana el hecho de que el Hijo de Dios quiso insertarse en la historia de los hombres, hasta pasar por la experiencia de la muerte de cruz. Este acontecimiento ha sido interpretado en diversos sentidos por la tradición teológica. Se trata de “abajamiento” de Cristo, y es visto primero como Su autosujetamiento a las leyes humanas del nacimiento y crecimiento y a la bajeza de la naturaleza humana caída. En Su abajamiento, Su semejanza con la naturaleza caída, no implica pérdida de justicia ni santidad, sinosolamente las dolencias y penalidades aparejadas a tal pérdida. Ello afecta al cuerpo y al alma, y consiste en la posibilidad de sufrir por causas internas y externas.

KERIGMA: Substantivo derivado del verbo keryssein; en griego clásico indica una noticia de carácter público, y generalmente vinculante, traída por un heraldo; en el Nuevo Testamento designa más bien el anuncio del Evangelio hecho a los judíos y a los paganos, la proclamación de la buena noticia de la salvación por obra de Cristo, Señor, muerto y resucitado.

CARISMA: El término griego Carisma denota todo don que emana del benévolo amor (charis) de Dios para el hombre; cualquier gracia Divina o favor, con rango desde la redención y la vida eterna hasta el confort al entrar en comunión con los hermanos de la Fe (Rom 5,15-16, 6,23; 11,29). La palabra tiene, sin embargo, un significado más estrecho: las gracias espirituales y aptitudes conferidas a cada cristiano para desarrollar su labor en la Iglesia (cfr.1 Cor 7,7).

KADOSH: Significa “Santo” en hebreo, y junto con el artículo “HA”, significa “EL SANTO”. Es un nombre dedicado a Dios, y junto con la frase BARUKH HU que quiere decir “Bendito sea su Nombre”, es el nombre rabínico más común que se le atribuye a Dios.