Misericordiosos como el padre.

Destacados formacionK, Familia, Humana, Jóvenes, Matrimonios, Religiosa, Valores

 

Al clausurarse el Año Jubilar de la Misericordia, es oportuno recordar el Lema y objetivo que el Papa Francisco le dio: “Misericordiosos como el Padre”. Con él nos invitó a experimentar la Misericordia del Padre en Jesucristo, descarga-1Rostro vivo de esa Misericordia y, al mismo tiempo, aprender y comprometernos a ser misericordiosos como el Padre lo es.

 

El llamado a dejarse cobijar por la Misericordia de Dios es muy importante para nosotros. “El mal tiene un límite –escribía San Juan Pablo II en Tertio Millennio ineunte– y es la misericordia. A lo largo del año el mismo Papa Francisco nos fue introduciendo en el abrazo misericordioso del Padre, nos fue describiendo las actitudes, palabras y acciones misericordiosas en la vida cotidiana. Nos mostró que “obras son amores y no sólo buenas intenciones”.

 

Ahora que termina este tiempo jubilar que nos ha tocado y movido queda pues la tarea a seguir experimentando el amor misericordioso y lleno de ternura de Dios y aprender de Él. Y, como Dios es familia, sin duda que la familia es ese espacio vivo en donde el amor misericordioso se hace servicio a los demás. En donde las obras de misericordia, corporales y espirituales cobijan a quienes viven en casa. La familia se debe hacer pues un espacio de misericordia y vivirla cotidianamente en las actitudes, buenas obras y palabras. El Papa nos sugiere al menos tres: gracias, perdón y permiso.

 

Hacer esto fortalecerá en el amor a la familia para que ella pueda fortalecer su identidad y misión en este tiempo de crisis (tiempo de crecer). El documento Amoris laetitia, nos recuerda en su primer capítulo que para nosotros existe sólo un modelo de familia: la Trinidad que, a su vez, se refleja de manera única en la Sagrada Familia de Nazaret. Y este modelo único tiene, a su vez, un estructura y una dinámica que nos muestra el camino para ser familia.

 

También es cierto que, por la fragilidad humana y la herida del pecado, la familia pasa por situaciones diversas y 2012050809192540d935muchas de ellas dolorosas, muy dolorosas. Pero por más diversas que sean esas situaciones y sus propias estructuras, éstas, aunque de manera incompleta, se deben mirar ante el modelo de familia que Dios nos dio y hacia el que deben tender, es decir, no generan cada una un nuevo tipo o modelo de familia. En nuestra visión y experiencia de familia que adquirimos de la Palabra de Dios (AL, 29), no es compatible el plural “familias”.

 

La Misericordia no lo es tal sin la verdad, sin la belleza y sin el bien. Anunciemos pues con entusiasmo, convicción y alegría la verdad y la belleza del Evangelio del matrimonio, la familia y la vida, éste es el momento apropiado para hacerlo: anunciarlo a los niños y jóvenes, animar a los nuevos matrimonios a abrirse al proyecto de Dios, acoger a las familias y personas que viven alguna situación difícil o dolorosa, reconducir el amor humano al amor de Dios. Y, dicen y con razón, que la caridad y la misericordia comienzan en casa. Que cada familia pueda tener su propio proyecto de misericordia y vivirlo de manera permanente.

 

Elaborado por: Monseñor Alberto Daniel Medina Pech.

Octubre 2016.

Relacionados

Ver todos

¿SOY HONESTO?

Destacados formacionK,Espiritualidad,Reflexiones

La honestidad y la prudencia son muy importantes​ en nuestras vidas.

Ver más

CUIDEMOS NUESTROS PENSAMIENTOS.

Destacados formacionK,Espiritualidad

Pienso que todos podemos dar solución a nuestros problemas si nos enfocamos en su lado positivo, principalmente cuidar nuestros pensamientos, porque muchas veces los pensamientos negativos son nuestros principales enemigos.

Ver más

Fundador de la compañía de Jesús.

Destacados formacionK,Espiritualidad

Nació en 1491, vísperas del descubrimiento de América. Huérfano a edad muy temprana, quedó al cuidado del Contador Mayor de Castilla, y más tarde del Virrey de Navarra.

Ver más