Oración para ser una buena esposa.

Destacados formacionK, Espiritualidad, Oraciones

 

oracion

 

Señor, nada anhelo más que brindarme por entera a mi familia;

que mi corazón sea abrazo que sostenga y consuele,

que mis labios sean besos que curen y amen,

que mi mirada sea reflejo de tu ternura

y que cada palabra que salga de mis labios sea

para amar y guiar según tus deseos.

 

Dame la fortaleza para ser mujer fuerte,

en las tormentas de la vida;

mujer prudente,

cuando se tiene que decidir qué hacer;

mujer llena de la sabiduría de tu Espíritu,

para sostener y conducir a mi familia.

Dame un corazón capaz de amar sin medidas y tiempo,

para que al despertar el alba

madrugue en amor de entrega

y en cada anochecer,

descanse en tus brazos providentes.

 

Que sea una mujer

que me mire en el espejo de la Santísima Madre,

que día a día imite con paciencia

cada una de sus virtudes;

que sea mujer que perfume a quienes amo

con el aroma de la ternura;

que vista de fiesta cada día,

con la misericordia con que me abrazas

y pinte mis labios con la bella sonrisa de María.

 

Que mi esposo se deleite en mi alma

y mis hijos como retoños tiernos de mis ramas,

encuentren en mis brazos,

la seguridad, la ternura y el amor que les hace falta.

 

Dame la certeza que renueva el alma día a día de tu presencia,

para que en mis dolores

te invoque con fuerza y no decaiga;

para que en mis errores,

encuentre en Ti la fuerza para levantarme;

para que cuando ya no me queden fuerzas,

encuentre en Ti y en mi familia el poder de mantenerme erguida

y con la frente en alto.

 

Que los dolores me ayuden a ser valiente,

que todo en mí hable de Ti.

Que cuando corrija,

sea con amor y asertividad,

que cuando sostenga la tierna mano de mis hijos,

sea con la fuerza que Tú me das;

que cuando sea esposa…

disfruten de mi ser mujer, amante,

buena compañera y amiga.

 

Que todo en mí, sea tuyo Señor,

para que al final del camino,

las huellas en el corazón de quienes amo

sea sendero seguro al Cielo,

donde con abrazo de amor eterno,

Tú mi Dios, nos esperas.

 

Ayúdame, en fin, a ser esposa y madre,

mujer fiel y sincera,

fiel discípula tuya,

y muy amada para siempre

hija tiernísma de María.

Amén

 

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C

Compartido por Maricheli Gallástegui Cagide.

Septiembre 2016.

Relacionados

Ver todos

¿SOY HONESTO?

Destacados formacionK,Espiritualidad,Reflexiones

La honestidad y la prudencia son muy importantes​ en nuestras vidas.

Ver más

CUIDEMOS NUESTROS PENSAMIENTOS.

Destacados formacionK,Espiritualidad

Pienso que todos podemos dar solución a nuestros problemas si nos enfocamos en su lado positivo, principalmente cuidar nuestros pensamientos, porque muchas veces los pensamientos negativos son nuestros principales enemigos.

Ver más

Fundador de la compañía de Jesús.

Destacados formacionK,Espiritualidad

Nació en 1491, vísperas del descubrimiento de América. Huérfano a edad muy temprana, quedó al cuidado del Contador Mayor de Castilla, y más tarde del Virrey de Navarra.

Ver más