San Pedro Damián.

Destacados formacionK, Espiritualidad, Religiosa

 

Nació en Ravena (Italia) el año 1007. Quedó huérfano muy pequeñito y un hermano suyo lo humilló terriblemente y lo dedicó a cuidar cerdos. Pero de pronto un sacerdote, el Padre Damián, se compadeció de él y se lo llevó a la ciudad y le costeó los estudios. En honor a su protector, en adelante nuestro santo se llamó siempre Pedro Damián.

 

Resultó tener una inteligencia privilegiada, a los 25 años ya era profesor de universidad. Pero no se sentía satisfecho de vivir en un ambiente tan mundano y corrompido, y dispuso hacerse religioso. Decidió internarse en el convento de los monjes benedictinos, de la comunidad fundada por San Romualdo.

 

Se sometió a severas penitencias con el objetivo de dominar sus pasiones, sin embargo su debilidad general fue tan grande que no le dejaba hacer nada. Entonces comprendió que las penitencias no deben ser tan exageradas, y que la mejor penitencia es tener paciencia con las penas que Dios permite que nos lleguen, y que una muy buena penitencia es dedicarse a cumplir exactamente los deberes de cada día, a estudiar y trabajar con todo empeño.

 

Esta experiencia personal le fue de gran utilidad después al dirigir espiritualmente a otros, pues a muchos les fue enseñando que en vez de hacer enfermar al cuerpo con penitencias exageradas, lo que hay que hacer es hacerlo trabajar fuertemente en favor del reino de Dios y de la salvación de las almas.

 

Muchísimas personas pedían la dirección espiritual de San Pedro Damián. A cuatro Sumos Pontífices les dirigió cartas muy serias recomendándoles que hicieran todo lo posible para que la relajación y las malas costumbres no se apoderaran de la Iglesia y de los sacerdotes.

 

Sus sermones eran escuchados con mucha emoción y sabiduría, y sus libros eran leídos con gran provecho espiritual. La gente decía: el Padre Damián es fuerte en el hablar, pero es santo en el obrar, y eso hace que le hagamos caso con gusto a sus llamadas de atención.

 

El Papa lo canonizó y lo declaró Doctor de la Iglesia por los elocuentes sermones que compuso y por los libros tan sabios que escribió.

 

Elaborado por: Gloria Esther González García.

Febrero 2017.

Relacionados

Ver todos

¿SOY HONESTO?

Destacados formacionK,Espiritualidad,Reflexiones

La honestidad y la prudencia son muy importantes​ en nuestras vidas.

Ver más

CUIDEMOS NUESTROS PENSAMIENTOS.

Destacados formacionK,Espiritualidad

Pienso que todos podemos dar solución a nuestros problemas si nos enfocamos en su lado positivo, principalmente cuidar nuestros pensamientos, porque muchas veces los pensamientos negativos son nuestros principales enemigos.

Ver más

Fundador de la compañía de Jesús.

Destacados formacionK,Espiritualidad

Nació en 1491, vísperas del descubrimiento de América. Huérfano a edad muy temprana, quedó al cuidado del Contador Mayor de Castilla, y más tarde del Virrey de Navarra.

Ver más